ACABADOS CONSTRUCTIVOS A BASE DE RESINA DEL CHUCUM

La convivencia del hombre con sus recursos naturales ha sido esencial para la cultura maya. Como sabemos fueron grandes constructores de ciudades y centros ceremoniales y entre tantos legados que nos dejaron se encuentran sus técnicas constructivas. Una de estas fue la utilización de la resina de “chucum” como aglutinante en sus morteros.
Los mayas descubrieron que al macerar la corteza del árbol conocido como “chucum“ (pithecolobium albicanis), se le podía extraer su resina de color rojizo y esta le daba una especial consistencia al agua. Misma que al ser mezclada con el sascab y la cal de la región se obtenía un mortero con excelentes propiedades de aglutinamiento, fraguado y plasticidad. Por ello decidieron utilizarla para el revestimiento de sus muros y en el pegado de las piedras con que levantaron sus majestuosos edificios que hasta la fecha admiramos.

DIVERSAS APLICACIONES EN MUROS Y PISOS

En los proyectos modernos es utilizado cada día más ya que aumenta la plasticidad del mortero y el concreto, dejando acabados finos y elegantes en los muros y confiriendo un gran valor arquitectónico a las obras donde es empleado este sistema.

En los pisos provee un color y acabado muy peculiar y evita la formación de fisuras por sus propiedades elásticas al entrar en contacto con el cemento.